Tag Archives for " ira "

Jan 01

Presos de la ira

blog

“Me encolerizo con mucha facilidad, llego a casa después de un día agotador de trabajo y no puedo evitar enfadarme con la primera persona de mi familia que me encuentre y por la más mínima tontería, sé que no tengo que actuar así pero siento que no lo puedo controlar…”

Éste es el testimonio de un paciente que acudía a consulta por este motivo, le resultaba imposible poder controlar su ira.

¿Qué podemos decir de esta emoción?

La ira es una reacción de nuestro organismo ante una situación que la desencadena, se acompaña de una serie de modificaciones corporales y mentales: una peculiar expresión facial, aceleración del ritmo cardíaco, subida de la temperatura, ceño fruncido…y solemos pensar que estamos ante una situación injusta o frustrante, porque no conseguimos el resultado esperado, o se levanta un obstáculo en nuestro camino: un atasco, un aparato que se avería, un reproche de nuestra pareja  etc…

La ira en sí misma no es positiva ni negativa, ¡es su expresión y su uso lo que marcan la diferencia!.

Esta emoción modifica también el curso de nuestros pensamientos, nos conduce a realizar interpretaciones negativas de todo cuanto sucede a nuestro alrededor. Estas interpretaciones nos empujan a percibir todavía más lo que nos fastidia y esto nos hace ver las cosas más negativas aún, así se forma el círculo vicioso…

¿Qué podemos hacer para afrontar la ira?

En el momento en el que algo no marche como deseamos, hay que evitar “explotar” cómo si fuéramos una olla a presión, ya que esto nos conduce a conflictos con los demás y también es conveniente no aguantarnos la emoción porque al interiorizarla podrá aparecerá enmascarada de diversas formas con el tiempo: problemas digestivos, ansiedad, estados depresivos…

Lo más saludable es verbalizarla para exteriorizarla y aprender a utilizar técnicas de relajación y respiración para disminuir la activación fisiológica y así poder poner en palabras lo que estamos sintiendo. Una herramienta de comunicación de la ira, son los mensajes “yo”, consiste en expresar nuestra ira en primera persona del singular, en lugar de acusar a los demás, de insultar, de amenazar a un “tú”. Es un modo de asumir nuestra ira y responsabilizarnos por lo que sentimos sin que la otra persona responda con un contraataque y se produzca así una escalada de conflicto. Por ejemplo, en lugar de decir ¡me pones nervioso!, diríamos ¡me pongo nervioso!, esta estrategia comunicativa conduce a arreglar desencuentros ya que facilita un diálogo apacible y así conseguimos un triple objetivo: conseguimos exteriorizar nuestro enfado, nos sentimos orgullosos con nosotros mismos por haberlo logrado y  con suerte, si estamos discutiendo con alguien conseguimos el difícil objetivo de que ninguno resulte dañado, alcanzando así acuerdos y conservando la relación con el otro.

¡Os animo desde aquí a ponerlo en práctica!